Queridos amigos,

Este 25 de marzo se cumplen los 10 años de la Ley del Día del Niño por Nacer. El objetivo de esta Ley es recordarnos la dignidad intrínseca del ser humano desde el primer instante de su existencia, en la fecundación.

Lamentablemente en los últimos meses hemos visto sendos ataques en contra de la vida, el matrimonio y la familia por candidatos a las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias. A partir de esto se han dado y se seguirán dando debates al respecto, en los que ponen en duda la dignidad del ser humano en sus primeras etapas de vida utilizando los argumentos más descabellados, y asimismo desvirtuan el matrimonio y la familia presentando “nuevos modelos” que van en contra de la naturaleza del ser humano.

Necesitamos hacer sentir nuestra voz, porque todos nosotros somos agentes de opinión y los niños por nacer necesitan de nosotros, que nos hagamos responsables de sus vidas, defendiéndolos públicamente. Y defender al niño es también defender a la madre.

Es por esta razón que les invitamos a firmar un pronunciamiento en favor de la vida y de la familia. Que los candidatos, los comunicadores, gobernantes, agentes de decisión y todo ciudadano, sepan que existe un frente fuerte y numeroso, que cierra filas en favor de la vida de toda persona, desde la fecundación hasta la muerte natural, del matrimonio estable entre hombre y mujer para la formación de la familia, núcleo de la sociedad.

Líneas abajo encontrarán un enlace donde podrán poner su nombre (por favor poner nombre y apellido), e-mail y DNI para la recabación de firmas para el apoyo de esta noble causa que nos une a todos. Les agradecemos su difusión entre todos sus contactos y redes.

 

PRONUNCIAMIENTO


Ante el proceso electoral en curso, los que suscribimos reafirmamos que “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado” (Constitución Política del Perú, Art. 1º). Por ello, manifestamos:

1. Nuestra convicción de que en el Perú el respeto y la promoción de los derechos humanos, deben ser el fundamento del desarrollo.

2. La primera escuela de moralidad y de certezas éticas es la familia natural, de padre y madre en unión matrimonial estable. Los dirigentes políticos tienen el deber primordial de protegerla, como disponen nuestra Constitución y los Tratados de derechos humanos suscritos por el Perú.

3.   Nuestro rechazo a la propuesta de algunos candidatos de cambiar las reglas de orden natural que garantizan y protegen en el Perú el derecho a la vida del que ha sido concebido y está por nacer. De aquí que proponer el aborto sea no sólo inconstitucional sino abusivo y éticamente reprobable:

  1. Es inconstitucional porque transgrede la Constitución vigente, con el agravante de no haber ellos advertido al elec­torado que esto implica el cambio del régimen jurídico que preva­lece en el Perú.
  2. Es abusivo porque se aprovecha de que el concebido, sujeto de derecho, no puede defender su vida por sí mismo.
  3. Es éticamente reprobable porque quienes aspiran a ser autoridad pública con mandato legal de defensa de los débiles proponen en su campaña la muerte del indefenso.

4.   Nuestro rechazo a la propuesta de aquellos candidatos que quieren instituir legalmente la unión  entre personas del mismo sexo; unión propuesta  que no solo confunde gravemente las preferencias personales de algunos ciudadanos con los derechos sociales establecidos en nuestra Constitución sobre la protección a la familia y la promoción del matrimonio entre un hombre y una mujer, sino que es contraria a  nuestro ordenamiento jurídico, como recientemente ha demostrado el Ministerio de Justicia.

5.  Es indispensable que quienes aspiran a dirigir los destinos del país asuman la lucha frontal contra la corrupción en su causa fundamental: la conciencia moral de las personas. El dirigente político tiene el deber de formar corrientes de opinión y fuerzas éticas capaces de vencer el avance de la corrupción. Lamentamos que en la agenda de propuestas del actual proceso electoral  brille por su ausencia tema tan acuciante, que se está extendiendo y se esconde en casi todos los ámbitos de la función pública e, incluso, en actividades empresariales y comerciales del sector privado.

6. Los peruanos, electores y elegidos, deben tener en cuenta que hay valores que se sustentan por sí mismos, porque su origen es la esencia del ser humano. Estamos convencidos de que es posible apostar por el futuro uniendo modernidad, principios y valores, abiertos a la globalización, protegiendo nuestra identidad nacional.

Lima, Marzo de 2011

 

Si quieres firmar el pronunciamiento entra aquí:  http://www.ipetitions.com/petition/pronunciamientoporlavidaylafamilia/

 

Anuncios